domingo, 31 de mayo de 2015

12+1 preguntas a Mar Pavón


Desde muy pequeñita los cuentos formaron parte de la vida cotidiana de Mar Pavón. Su padre se los leía, su madre los recreaba, una costumbre que hizo que ya a los ocho años sintiera la necesidad de escribir sus primeros textos. Si a esto le sumamos el apoyo de dos entrañables profesoras de primaria y algunos concursos literarios no nos extraña nada que con trece años tuviera muy claro que de mayor iba a ser escritora.

De esto han pasado algunos años y aunque le quedan todavía muchas metas por alcanzar, Mar Pavón ha publicado más de una cuarentena de libros infantiles -traducidos algunos de ellos a idiomas como el coreano, el inglés, el francés, el portugués- con los que ha ganado prestigiosos premios en EEUU.



Muchísimas gracias Mar por dejarnos conocerte un porquito más. Os dejo el enlace a su web y blog porque estoy segura que después de leer su entrevista, tendréis ganas de seguir indagando en su obra.


¿Cuál es el primer libro que recuerda? 

 Mis primeros cuentos fueron los famosos troquelados de la editorial Toray. Pero como libro, recuerdo una adaptación de Pinocho en gran formato, con fotos en color de la película que se rodó por entonces. Por cierto, Gina Lollobrigida me pareció un hada muy guapa pero, quizá por su color de pelo, un poquito vieja. Los niños y su particular percepción de la realidad, ya se sabe…

Ilustración de María Girón para Rula busca su lugar.
Tramuntana, 2015


¿Cuál es el último libro que ha comprado? 

 Para mi hija (aunque ella es la excusa perfecta para regalármelo yo también), Erik, el constructor de sueños, escrito por Kike Gómez. Fue un amor a primera vista gracias a las poéticas ilustraciones de Dani Padrón. Para mí sin tapujos (aunque deseando que mi hija se atreva con él), Catherine, de Patrick Modiano e ilustrado por el gran Sempé.

Ilustración de Sonja Wimmer para ¿Puede pasarle a cualquiera?.
Cuento de luz, 2011.
Mención de honor en la categoría de Mejor Libro Ilustrado Infantil en Español
 otorgada por los International Latino Book Awards 2012.

¿Qué párrafo ha aprendido de memoria? 

Huy… Con la malísima memoria que yo tengo… Bueno, de mis tiempos de estudiante recuerdo aún la primera estrofa de la popular Canción del Pirata de Espronceda (Con diez cañones por banda, viento en popa a toda vela…). Y yendo mucho más allá en el tiempo, los primeros versos de un poema que me encantaba, y que salía en uno de mis primeros libros escolares de lectura:

Que salte el conejo, que baile el ratón en la rueda rueda de San Borombón. Que el cordero bale, que ruja el león y gire la rueda de San Borombón… 
Se titula Fauna y es de Yolanda Lleonart. Todavía hoy lo considero una verdadera delicia para leerlo, recitarlo, interpretarlo, cantarlo… ¡y jugarlo!

Ilustración de Daniel Montero para La costurera y el hilo de agua.
Everest, 2014


¿De cuál de sus obras se considera más orgullosa y por qué? 

Pues lo cierto es que me siento orgullosa, o diría mejor satisfecha, de todos y cada uno de mis títulos, ya sean obras individuales o pertenecientes a antologías o libros de texto; de otro modo, no los hubiera compartido con los lectores. Otra cosa es que sienta debilidad por algún personajillo, como pueda ser la gallina Cocorina, que, además, nació de mi propia experiencia como madre.

Ilustración de Mónica Carretero para Cocorina en el Jardín de los Espejos.
Cuento de Luz, 2011.
Medalla de Plata para la versión inglesa en la categoría de Libros Ilustrados para Niños 
menores de 7 años otorgada por los IPPY de 2012




¿Cuáles son sus motivaciones para seguir escribiendo? 

Es que no tengo en absoluto ni una sola motivación para no hacerlo. Es más: yo sin escribir no me reconocería. Si a eso añadimos el apoyo incondicional de los lectores, mis motivaciones para seguir escribiendo son las mismas que para seguir afrontando el día a día: ¡vitales por necesidad! 


Ilustración de Nívola Uyá para Un tractor muy, muy ruidoso.
Cuento de luz, 2013.


¿Cómo es su rutina de trabajo?

No tengo rutina de trabajo.  Todo varía según los días, los recados y obligaciones que tenga pendientes (también los extraliterarios, por supuesto), los plazos de entrega, que para mí son muy importantes porque sin ellos me pierdo en una especie de limbo onírico-creativo… Cada día es diferente al anterior. Y, por supuesto, hay jornadas en las que puedo pasarme 3 o 4 horas seguidas ante el ordenador y otras, en cambio, ni siquiera me da tiempo a mirar el correo. Así que de rutina, ¡nada de nada!


 La noche de los ruidos & Los ruidos de la noche. 
Ilustraciones de María José Olavarría
Cuento de Luz, 2014
Medalla de Bronce en la categoría de Mejor Álbum Ilustrado en Lengua Española 
otorgada por los Moonbeam Children's Book Awards 2014. 


¿Cuál es la diferencia entre un buen libro y un mal libro?

En principio, todos los libros cumplen una función fundamental: buscan lectores. En las más tiernas edades, además, buscan hacer lectores, ¡ahí es nada! Para mí un libro que logra hacer un solo lector, puede tener más o menos calidad, pero en ningún caso me atrevo a calificarlo de “malo”, pues la principal función la ha cumplido con éxito. Aclarada esta cuestión, sí diferencio entre libros prescindibles e imprescindibles para formar buenos lectores. Entre los primeros, falsos cuentos que en realidad son sucedáneos de libros de texto, historias plagadas de diminutivos, en absurda consonancia con el tamaño físico de los peques (incluido, por desgracia, el de su cerebro), sin olvidar los que, con un título de lo más pretencioso, ofrecen de todo menos literatura. Entre los segundos, los que, fomenten o no valores, de entrada tratan a los lectores con respeto al margen de su edad, los evaden de la realidad con la misma maestría que un mago hace desaparecer un conejo ante la concurrencia y les transmiten a un tiempo la más valiosa de las enseñanzas: la de aprender a ser críticos con el mundo que los rodea, ¡que buena falta hace!


Ilustración de Alex Pelayo para Ser Filiberta.
Cuento de luz, 2013.
Medalla de Bronce en la categoría de Mejor Álbum Ilustrado en Lengua Española 
otorgada por los Moonbeam Children's Book Awards 2013.


¿Cómo es el estilo que desearía tener? 

 Ah, pero… ¿no tengo ya un estilo? Es broma. Yo no busco estilos; intento hacer de cada sueño, idea o revelación una historia única e irrepetible. Odio que me encasillen y por eso me apetece cambiar de registro cada vez con más frecuencia. El problema es que hasta ahora solo ha llegado al público una parte de lo que hago, y esta es sin duda la más amable y complaciente de mi repertorio. No obstante, en un futuro próximo espero poder mostrar trabajos más comprometidos, de gran calado social.

Ilustración de Lucía Serrano para Dragustín, un dragón de cine
Beascoa, 2015


¿Qué considera definitorio de la literatura infantil? 

Nada en absoluto. Literatura infantil puede ser un álbum ilustrado para toda la familia, un cuento de cartón para los más pequeñines, pero también una novela que, pese a ser catalogada para adultos, la disfruta a su manera un doceañero. De hecho, con la verdadera literatura no deberíamos abusar de etiquetas que lo único que hacen es restringir considerablemente su difusión.

¿Por qué eligió la literatura como medio personal? 

 En realidad, fue ella la que me eligió a mí: se trata de pura y muy temprana vocación.

Ilustración de Chloé Rémiat para Ranilda.
OQO, 2010


¿Con qué autor actual le gustaría colaborar? 

He tenido la gran suerte de colaborar con muchos artistas plásticos cuyo trabajo admiro, pero ahora mismo me vienen a la cabeza unos cuantos que tengo pendientes… Uno de ellos es Guridi; ¡su minimalismo existencial crea adicción! Y otro, Dani Padrón, por motivos obvios.

¿Con qué autor del pasado le gustaría colaborar? 

Con muchos, pero puestos a elegir, con el más completo: Leonardo da Vinci.

Ilustración de Jacobo Muñiz para ¿De qué tiene forma un corazón?
Imaginarium, 2013


¿Cuál es su próximo proyecto? 

Tengo varios a la vista, algunos de ellos muy prometedores. Uno de los que me hace más cosquillitas en el alma por la temática que aborda es “Inseparables”, un cuento en colaboración con la ilustradora Maria Girón, que saldrá bajo el sello de Tramuntana.




BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA



Rula busca su lugar, Tramuntana, 2015.
Drac Draguet. Barcanova, 2015.
Dragustín, un dragón de cine. Beascoa, 2015


La noche de los ruidos & Los ruidos de la noche. Cuento de Luz, 2014.
La costurera y el hilo de agua. Everest, 2014.
Rayas. Palabras de agua, 2014.
Ser filiberta. Cuentos de Luz, 2013


Sira Sol. Amigos de Papel, 2013.
De qué tiene forma el corazón. Imaginarium, 2013.
Diego en la botella. Edebé, 2013.
Un tractor muy, muy ruidoso. Cuento de luz, 2013.
Seis barbudos. OQO, 2013



Cocorina y el puchero mágico. Cuento de Luz, 2012
Cococina en el jardín de los espejos. Cuento de luz, 2011.
La Gallina Cocorina. Cuento de luz, 2010.



En avión por primera vez. Sieteleguas, 2012.
Al dentista por primera vez. Sieteleguas, 2012.
De mudanzpor primera vez. Sieteleguas, 2012.
A natación por primera vez. Sieteleguas, 2012.
Al cole en autobús por primera vez. Sieteleguas, 2012.


Un bon dia, Un barret
. Barcanova, 2012.
¡PUF! Pintar, pintar. 2012
El Apestamelgas. Apila ed., 2011.
Mamá me llama comino. Aljibe, 2011.


Zaira y los delfines. Cuento de Luz, 2011.
¿Puede pasarle a cualquiera? Cuento de luz, 2011.
La vieja Lulula. OQO, 2010.
Ranilda. OQO, 2010.

Petitusos. OQO, 2009.


¡Despierto! Apila, 2010.
Cuatro gatos. Editorial @becedario, 2010.
Petitusos. OQO, 2009.
Yolisa malísima. CIDCLI, 2008.



Versos liantes, contantes y sonantes. Brosquil, 2008.
El gran libro de los secretos. MN Editorial Limitada 2006
¡Selena, Seleeena! Combel, 2005
D'IL·LUSIÓ, DÉU N'HI DO!, Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 2004.




Garagotes. Hiperión, 2003.
Desmadrario. Centro de Ediciones de la Diputación Provincial de Málaga, 2003.
Yeray poeto. Hiperión, 2001.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada