sábado, 9 de mayo de 2015

MÚSICA CLÁSICA PARA NIÑOS: Pedro y el lobo, de Sergei Prokofiev

Abrir un blog es una de las cosas más maravillosas que puede hacer uno. Desde su casa, en el tiempo en el que dispone, escribe sobre lo que le gusta, sobre sus intereses en ese momento -en mi caso material que puede hacer la infancia de nuestro niños un poquito más atractiva- y la gente te lee. Y te leen mucho más de lo que en España normalmente leen los libros que publicamos -figuraos en año y medio según nos dice el contandor del blog hemos tenido 800.000 visitas, ahí es nada- y encima comentan, agradecen y comparten.


El único problema, si lo que queremos entender así, es que mientras los libros quedan normalmente en la casa de tus lectores o en las estanterías de las bibliotecas, los post se pierden en una gran nebulosa llamada archivos de blog, que normalmente aparecen en una banda en el lateral derecho de todos los blog, y que nadie lee.

Por ello la gente te escribe y te pide que comentes cuestiones de las que ya has hablado, artículos de los que te sientes orgullosa y que en su día tuvieron muy buena recepción pero que hoy permanecen olvidados, esperando que el buscador de google los considere dignos de ser colocados en sus primeros puestos.

Como no es sencillo que esto último suceda y encima no está en mi mano, lo único que se me ocurre es rescatar alguno de esos post que reclamáis para que aquellos lectores que se han ido sumando a lo largo de estos meses también puedan disfrutar de ellos.

Por supuesto los post cambiarán porque tengo un problema y es que soy incapaz de no "mejorarlos"
 -o eso me creo yo- cuando vuelvo a leerlos. Hoy rescatamos uno de los post que más éxito tuvo,  Pedro y el lobo de Sergei Prokofiev.

Espero que lo difrutéis mucho.




Pedro y el Lobo es una obra que nace de un encargo y con una intención absolutamente didáctica y esto, que bien podía haber sido un hándicap a la hora de crear una obra de calidad -las directrices que dan a Prokofiev son demasiado cerradas-, no lo va a ser en absoluto. La razón tiene mucho que ver con la vida de Prokofiev y la situación política en la que desarrolla su trabajo.




Sergei Prokofiev es un compositor ruso nacido en 1891. Se formó en el Conservatorio de San Petesburgo y en 1918 abandona Rusia interesado por la música de compositores occidentales como Debussy o Strauss.

Prokofiev pasa los siguientes quince años de su vida viviendo en EE.UU, Francia y Alemania y componiendo en un lenguaje de gran aspereza armónica y rítmica que solemos inscribir dentro de los propuestas más avanzadas del momento,  pero a partir de 1927 comienza a reestablecer sus contactos con la URRS donde realizada varias estancias y a donde vuelve definitivamente en 1936. Dos años después a Prokofiev, como a tantos otros, se le prohibió la salida del país y se convirtió en un compositor oficial a las órdenes del régimen.


¿Por qué me detengo tanto en su biografía? Porque todo ello se ve reflejado en su obra de una manera muy clara. Su estilo innovador y transgresor del comienzo se va a aplanar. Veremos como hay una vuelta a la tonalidad, al empleo del floklore... podríamos hablar largo y tendido de ello, pero no creo que sea el lugar. Lo que sí quiero indicar es que Prokofiev encontró una vía de escape, una manera de desviarse de las indicaciones del régimen en la música que escribió para el cine y para el teatro. Y es que los "pecados" que podía cometer a ojos del máximo rector quedaban ocultos tras las exigencias dramáticas del argumento.



Esto es lo que pasa en Pedro y el Lobo. Pese a ser una obra didáctica nacida a petición de Natalya Sats y el Teatro Central Infantil de Moscú, con el claro objetivo de cultivar el gusto musical de los niños desde los primeros años de escuela no queda mermado en ningún momento el talento y la maravillosa imaginación musical de Prokofiev.


    Una obra que fue creada en tan solo cuatro días, no está mal, ¿eh? y en la que cumplió muy bien con el propósito de cultivar el gusto musical de los niños. ¿Cómo lo hizo? Creando un cuento musical para todas las edades en el que muestra al público los diferentes instrumentos de la orquesta. Para ello y para no limitarse únicamente a mostrar el timbre del instrumento asoció cada instrumento de la orquesta a un personaje de la historia y los personalizó musicalmente con un carácter y un comportamiento. Tenemos al niño ingenuo, al abuelo grunón, a los no muy valientes cazadores... Mejor os lo ordeno en la siguiente lista.

  • Pedro, el joven protagonista de la historia va a ser interpretado por los instrumentos de cuerda y el tema con el que aparece representado es un tema que se suele calificar de "ingenua vivacidad" como el carácter del propio niño. 
  • El pájaro, como no podía ser de otra manera será la flauta.
  • El pato, es representado por el oboe y el tema refleja perfectamente la cobardía del personaje.
  • El abuelo, tierno pero grunón es el fagot y así es el tema.
  • El gato, el clarinete haciendo de tramposo.
  • El lobo está representado por tres trompas que desde el fondo de la orquesta nos grunén.
  • Los timbales y el bombo nos anticipan a los cazadores, bastante cobardes por cierto o, al menos, bastante menos valerosos que el intrépido Pedro.



Y el argumento, ¿no nos vas a contar el argumento de la historia? Sería la pregunta en este momento. No hace falta. Prokofiev escribió este cuento musical para niños, op. 67 para orquesta sinfónica y narrador. Será él quien nos guíe maravillosamente a través de esta historia. Espero que lo disfrutéis.




La versión que he elegido es la interpretada en 1997 por la RTVE con Sergiu Comissiona en la dirección y Rafael Taibo como narrador. Aunque si os apetece conocer algunas de las mejores versiones pinchad en el siguiente post pues en su día las comentamos.



Aunque si lo que quieres es descargártelo en tu ordenador. Aquí te dejamos dos versiones con Licencia Creative Commons.



Hasta mañana. Espero que disfrutéis mucho de una obra que, aunque parezca mentira, no tuvo mucho éxito el día de su estreno.








Síguenos en nuestro grupo abierto de facebook o en mi página personal


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada