martes, 28 de enero de 2014

Thomas and the School Trip, by W. Awdry


 

Es un gran día 
en la estación de trenes.
"¡Estemos preparados!"
 dice Thomas la locomotora.
Fiu, Fiu.
La estación de trenes está preparada.
Incluso el señor Topham Hatt está listo.
¿Preparados para qué?  
Niños - en una excursión escolar

¡Piii!, ¡Piii!
¡Aquí vienen!
- grita Thomas.
"Hola, hola" -se hincha
Mi nombre es Thomas
Mira como empujo.
Mira como tiro.
Thomas está muy contento.
Pero enseguida Thomas 
se tiene que ir.
Tiene trabajo que hacer 

 en su línea.
Pobre Thomas. 
Está triste.
Quiere quedarse.
 Quiere jugar
El señor Topham Hatt
 tiene una idea.
"Thomas, haz tu trabajo. 
Vuelve pronto y podrás 
llevar a los niños de vuelta a casa
Pero recuerda. 
No puedes retrasarte.
Debes estar a la hora u otro
llevará a los niños"
 
"Me daré prisa, 
me daré prisa" 
dice Thomas.
Sus vagones Annie y 
Clarabel dicen: 
"Nosotros también nos daremos prisa"
Chu, chu, chuuu!
Mientras recorre su línea
Thomas va todo lo rápido que puede.
 En lo alto de una montaña.
Sobre un puente
A través de un tunel.
Thomas para en cada estación
¡Por fin!
El trabajo está hecho.
"Justo a tiempo. 
Justo a tiempo," 
resopla Thomas.
"Ahora volvamos rápido. 
Volvamos rápido,"
 soplan Annie y Clarabel.
Pero Thomas no puede correr. 
Thomas tiene que esperar.
Y esperar.
Y seguir esperando.
¡Oh no!
¿Llegará Thomas tarde?
¿Serán James o Henry los 
que lleven a los niños a casa?
¡Oh, no!
Ahora ¿Qué pasa hay adelante?
Es Bertie, el autobús. 
Se ha estropeado.
Thomas quiere ayudar.
Pero entonces será tarde, 
demasiado tarde.
Pararse o seguir.
Ayudar o apurarse.
¿Qué debe hacer Thomas?
 
Screeeeech!
Thomas se para.
No puede abandonar a un amigo.
¿Puedes llevar a mis pasajeros?,
 le pregunta Bertie.
¡Mira!
¡Son los niños!
Bertie los estaba llevando a su casa.
¡Hurra por Thomas!
¡Ha salvado el día!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada