lunes, 15 de septiembre de 2014

Doctor de Soto, de William Steig

Un lunes más recomendación literaria. El título del libro elegido Doctor de Soto y su autor el genial William Steig.

La historia que hoy os contamos tiene por protagonistas al Doctor de Soto, un hábil ratón dentista y a su mujer la señora de Soto. Juntos se dedican a tratar las afección dentales de cuantos animales necesitan su ayuda, no importándoles ni el tamaño ni la especie a la que pertenecen.


El doctor de Soto jamás rechaza a nadie, salvo,  tal y como reza el rótulo de su consulta, a gatos y otros animales peligrosos. Por allá pasan animales pequeños y grandes. A estos últimos los sienta en el suelo y logra acceder a su boca bien subiéndose a una escalera o ayudado por un complicado sistema de poleas al que es izado por su mujer.

Por supuesto semejante demanda se debe a su magnífico trabajo y es que gracias a su habilidad sus pacientes jamás sienten dolor. 


El dilema le surge a nuestro doctor cuando un día un terrible y enorme zorro se presenta en su consulta con un dolor insoportable.

¡Por favor!
¡Ten piedad, que estoy sufriendo!


Como buen profesional el Doctor Soto no puede negarse a aliviar el dolor de ningún animal, así que se pone manos a la obra para tratar el diente premolar cariado y el mal aliento que también padece su nuevo paciente.
 

 

Todo marcha a las mil maravillas, el zorro se porta bastante bien y todos están muy contentos pero la cosa cambia al día siguiente cuando ya superado el dolor decide volver a la consulta a recoger su diente de oro con no muy buenas intenciones.


Por supuesto el Doctor de Soto se las apañará para deshacerse del zorro y que éste reciba su merecido. 


Estupenda historia, muy bien narrada e ilustrada que, además de servirles a nuestros chavales para quitar hierro a esa primera visita al dentista, nos enseña que en esta vida no siempre el más fuerte es el que gana. A veces como en David y Goliat la maña y el ingenio pueden mucho más que la fuerza y la maldad.


No es único libro que recomendaría de William Steig, escritor e ilustrador norteamericano que pese a publicar muy muy tarde su primer libro para niños  -tenía sesenta y un años cuando publicó Roland the Minstrel Pig y ya era un escritor, escultor e ilustrador famoso y reputado que llevaba más de treinta años haciendo portadas para The New Yorker-, nos ha dejado personajes tan entrañables como el ratón Amos y la ballena Boris, el burro Silvestre protagonista de Silvestre y la piedrecita mágica, Gawain el guardián honesto e inocente de El verdadero ladrón...  y por supuesto uno que todos conocéis, Sherk ese ogro entrañable en el que Dreamwork basó sus películas.


El éxito de Doctor de Soto fue grande lo que le llevó a convertirse en un corto de animación dirigido por Michael Sporn que fue nominado a los Oscar en 1984 y a tener una secuela en la que el Doctor de Soto viaja a África.

Espero que lo disfrutéis.

Si te ha gustado y quieres que ver alguna otra de nuestras recomendaciones pincha en el siguiente enlace.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada