miércoles, 23 de julio de 2014

MÚSICA CLÁSICA PARA NIÑOS: Deportes y diversiones, de Erik Satie

Tras una semana en la que nuestro auditorio ha permanecido cerrado, mil disculpas a todos, hoy volvemos a abrirlo para hablaros de una obra para piano escrita en 1914 por el compositor francés Erik Satie. Su título no podía ser más sugerente, Sports et Divertissements (Deportes y diversiones).


Erik Satie es una de las figuras más extrañas, polémicas y geniales que ha dado la música del siglo XX. Considerado por muchos en su época como un autor menor con escasos conocimientos musicales y cuyos logros técnicos eran más bien modestos, la historia lo ha colocado como una de las figuras claves de la música del s. XX. De Satie se puede decir, sin ningún miedo a equivocarse, que fue un auténtico visionario, precursor del teatro del absurdo, de la música estática, minimalista, del hilo musical... 

 Ilustración de Charles Martin para Sports et Divertissements.

Desde los primeros trabajos que datan de finales de la década de 1880 se ve una mente musical diferente. Para él la música lejos de ser ese arte superior que toda la tradición germana  defiende, debía ser una actividad "normal", cotidiana, nada pretenciosa, popular y democrática. Unos principios que no fueron muy bien comprendidos en su momento. 

Autoretrato, 1913.

Son muchas las obras que me gustaría comentar de él. Satie es un compositor estupendo para trabajar con nuestros chavales por su supuesta simplicidad y por esas estructuras formales repetitivas y tratadas en muchas ocasiones como mosaicos en donde las piezas parecen estar encajadas al azar. 


Desde Vexationes (Vejaciones, 1893), con esa frase que exactamente igual se repite durante 840 veces -esta pieza podemos entenderla como un ejemplo perfecto de su sentido del humor. En ella además de hacer tambalearse muchos principios parece reírse de esa tradición que considera al músico como un ser superior cuya inspiración le viene directamente de Dios y es capaz con su música  de desvelar los misterios de la vida y de la creación- a sus famosísimas  Gymnopédie (Gimnopedia) o sus Gnossiennes (Gnósticas, 1890), primeras piezas  en las que escribió esas indicaciones verbales humorísticas que tanto han dado que hablar.

Apunto todas estas obras en la programación que haremos a partir de septiembre, pero por aquello de que, al menos, aquí en España estamos con cuerpo de vacaciones, de relax y diversión voy a centrarme hoy en Deportes y divertimentos, una obra que considero perfecta para introducirse en el estilo de Satie.


Deportes y Divertimentos es una obra compuesta por 20 pequeñas piezas cada una de ellas relacionada con un deporte o una diversión de la época que se indica en el título: el columpio, el tenis, las cuatro esquinas, la pesca, el baño, paseo en yate...  Junto a cada partitura nos encontramos un pequeño texto escrito por Satie y un dibujo creado por el pintor Charles Martin. Estos datos no nos deben llevar a error. Lo primero que me gustaría aclarar es que no hay ningún dato que avale la idea de que Martin y Satie trabajasen en colaboración, ni tan siquiera de que en algún momento se hubiesen consultado. Todo apunta a que cada uno de ellos actúo por su cuenta a partir de un tema convenido y que posteriormente, ya en la edición, confrotaron sus trabajos.


La segunda idea es que el hecho de que Satie escribiese un texto que habla sobre la música de cada uno de los números, no nos debe llevar a pensar que estamos ante un ejemplo de música programática. Satie estaría horrorizado con esta idea.  Es más deberíamos considerar esta obra como una especie de parodia, de desmitificación de este género de música que tantos ejemplos había dejado desde el s. XIX.


El texto que acompaña a La Balancoire (El columpio), el primero de los veinte "esbozos" que con un breve coral introductorio componen Deportes y Divertimentos es un ejemplo perfecto de lo que nos vamos a encontrar. Dice así:

Es mi corazón el que así se columpia.
No le da vértigo. 
Qué pequeños son sus pies.
¿Querrá volver a mi pecho?

Por supuesto la música se va relacionar de una forma sencilla y bella con lo que ahí se dice. ¿Cómo?, os preguntaréis. Pues en este caso con uno de los muchos juegos musicales que encontramos a lo largo de la partitura. Si os fijáis en el bajo, en la mano izquierda del piano,  nos encontramos un ostinato vacilante que consiste  en dos notas (mi natural) tocados en diferente octava que nos quiere evocar  ese balanceo del columpio.


Pieza que sonaría tal que así.


Los veinte números van a estar llenos de representaciones musical de las palabras que en el texto se dicen, aunque no va a ser la única manera en la que Satie hace alarde de su ingenio y sentido del humor. En la partitura nos vamos encontrar fragmentos de melodías populares parodiadas en los momentos más inverosímiles, cambios de texturas repentinos... en definitiva, como bien dice Robert P. Morgan Deportes y divertimentos está impregnada de un sentido de ingeniudad calculada único en Satie.


Curiosamente Satie no escribió estos textos para que fuesen conocidos por el público. Para Satie se trataban de unas palabras que debían ser leídas silenciosamente por el intérprete  a medida que iba interpretando cada una de las pieza.

Y así lo vamos a escuchar, al menos hoy. El próximo sábado prometo poner más versiones de estos Deportes y Divertimentos, además de seguir contándoos anécdotas y publicando cada uno de los texto que escribió Satie para estas piezas.

Hoy solamente sus títulos:
  • Coral para quitar el apetito
  • El columpio 
  • La caza
  • La comedia italiana del arte
  • El despertar de la novia
  • Gallinita ciega.
  • La pesca
  • El "Yachting"
  • El baño de mar
  • El carnaval
  • El golf
  • El pulpo
  • Las carreras
  • Las cuatro esquinas
  • El pic-nic
  • El "water-chute"
  • El tango perpetuo
  • El trineo
  • El flirt
  • Los juegos artificiales
  • El tenis



Si os ha gustado y queréis conocer el resto de obras que hemos analizado y comentado en nuestra sección Música clásica para niños pinchad es los siguientes enlaces.






Si además queréis recibir información cada vez que publiquemos, pinchando en el siguiente enlace podéis suscribiros a RZ100 Cuentos de boca, un blog en el que además de música, encontraréis cuentos, ilustraciones, reseñas literaria, mitología, recomendaciones de teatro...


No hay comentarios:

Publicar un comentario