jueves, 26 de junio de 2014

Música clásica para niños: El Álbum de la juventud, op. 39 de Piotr. I. Tchaikovsky

Una semana más abrimos nuestro auditorio para mostraros y guiaros en la escucha de una obra de música clásica que hará las delicias de los más pequeños. La elegida esta semana es El Álbum de la Juventud de Piort Ilich Tchaikovski.


Para aquellos que nos seguís no es la primera vez, ni será la última, que leeís un artículo en RZ100 Cuentos de boca sobre este compositor ruso del romanticismo. Hace unos tres meses ya comentamos uno de sus ballet más conocidos, El Cascanueces en una serie de artículos en los que además de hablaros sobre cómo se gestó tanto la suit del ballet como el propio ballet basado en un cuento de Hoffmann titulado El Cascanueces y el rey de los ratones, os analizábamos y guíabamos en la escucha de dos de los números que componen la suite del ballet para mostraros maneras atractivas e instructivas de presentárselos a vuestros hijos, alumnos, nietos... niños en general (aquí). 

 Las ilustraciones que mostramos a continuación son de Vera Pavlova
 para El Álbum de la juventud de P. I. Tchaikovsky

El contexto en el que hoy lo vamos a escuchar  poco tiene  que ver con el ballet.  El albúm de la Juventud como bien indica el título es una música destinada a los más jóvenes con el piano como instrumento elegido. Tchaikovski como tantos compositores -pensemos en Schumann, Kodaly, Debussy... - compusieron obras cuya finalidad era facilitar, hacer más atractivo el estudio del piano. Y es que en el s. XIX las metodologías empleadas para el aprendizaje de la música bien poco tenían que ver con el posterior desarrollo que conocerán a partir de la primera mitad del s. XX




"...quiero componer una colección de miniaturas para niños. 
Hace tiempo que quiero escribir toda una serie de piezas breves, 
con títulos que sean sugerentes para los niños, como las de Schumann" 
(P. I. Tchaikovsky)

Estas palabras que Tchaikovski escribió a su mecenas Nadejhda von Meck nos describen perfectamente lo que nos vamos a encontrar. Con una deuda clara y evidente, no solo en el título, al álbum homónimo de Robert Schumann, del que daremos cuenta la próxima semana, se trata de un conjunto de miniaturas, veinticuatro para ser exactos, escritas para piano, sencillas técnicamente y con unos títulos muy sugerentes y atractivos que inciten a los niños su estudio, imaginando la historia, el cuento, el juguete que allí se evoca.



Como en el caso de The Children Corner de Claude Debussy (pinchad aquí si queréis leer el artículo) el destinatario de tamaño regalo parece claro. Si en el caso de Debussy era a su pequeña hija Chouchou a la que quería facilitar y hacer agradable el árido estudio del piano, en el caso de Tchaikovsky las piezas están escritas para su sobrino Bobik, un niño que como la inmensa mayoría adoraba los cuentos y comenzaba a sus seis años a hacer sus pinitos en este instrumento.



Las piezas fueron escritas entre mayo y agosto de 1878 mientras Tchaikovsky se encontraba en Kamenka y las referencias, la inspiración la tomó de asuntos tan variados como melodías populares rusas, ucranianas, francesas e italianas, como bien vamos a escuchar en las ; cuentos y personajes del folclore ruso, el ejemplo perfecto es el número dedicado a Babayaga, nombre característico de la bruja de los cuentos rusos que con su espantoso aspecto de vieja arrugada, huesuda, nariz azulada y dientes de hierro es invocada por los adultos para atemorizar a los niños y que éstos se porten bien; danzas como el vals, la mazurca, la polka... o historias fantásticas, donde los juguetes son los protagonistas como sucede con esa muñeca de la que viviremos su enfermedad, duelo y y posterior remplazo por una nueva.



Os dejo las doce primeras. Os la presento, no en su forma original escritas para piano, sino en un arreglo para orquesta. El por qué de la elección, sencillo. La versión que vamos a escuchar es la interpretada por la Gnessin Virtuosi Chamber Orchestra con Mikhail KHOKHLOV en la dirección y fue grabada dentro de un proyecto presentado en el January Nights IV Youth Festival of Arts (2010). Cada una de las veinticuatro piezas va acompañada de un video realizado a partir de una selección de dibujos en donde niños nos muestran lo que les ha evocado la pieza.



Estupendo trabajo tanto para mostrárselo y jugar a adivinar con nuestros alumnos, como para tomar la idea y realizarla nosotros en nuestras aulas. 

Os dejo las doce primeras piezas de este álbum bello, sugerente y poético. Ejemplos perfectos de esos mundos mágicos, que también sabe crear Tchaikovsky y que posteriormente encontraremos en sus grandes obras y ballets. El sábado publicaremos las doce restantes.  


Oración de la mañana 


Mañana de invierno 


 Mi mamaíta 


El pequeño caballero


Marcha de los soldaditos 


La muñeca está enferma 


El funeral de la muñeca 


Vals 


La muñeca nueva 


Mazurca 


Canción rusa

El campesino toca la armónica 


Si os ha gustado y queréis conocer el resto de obras que hemos analizado y comentado en nuestra sección Música clásica para niños pinchad es los siguientes enlaces.







Si además queréis recibir información cada vez que publiquemos, pinchando en el siguiente enlace podéis suscribiros a RZ100 Cuentos de boca, un blog en el que además de música, encontraréis cuentos, ilustraciones, reseñas literaria, mitología, recomendaciones de teatro... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario